La fe (en uno mismo) mueve montañas

Como no sabía de qué hablar hoy, voy a hablar de un tema que me gusta mucho, y aprovechando que entramos en Semana Santa. ¿Es importante la fe? Y me lo dice mucha gente cuando ataco y critico con suma dureza el catolicismo y la religión en general. ¿Hay que tener fe en algo ajeno? ¿Hay que sentirse orgulloso de pertenecer a una religión, o de tener ciertas creencias?

Yo creo que no, que hay que tener fe en uno mismo y en quienes le rodean. Que hay que sentirse orgulloso de ser como uno es, y de no pertenecer a ningún sitio en concreto y en todos a la vez. De la misma forma creo que también es importante estar satisfecho de los logros personales más que de los ajenos, y lamentarse por los fallos propios más que por los de los demás. En esto entra también el fanatismo por el deporte o por el arte en cualquiera de sus expresiones. Sentirse mejor porque tu equipo, sea del deporte que sea, gane, y lamentarse por su derrota, en mi opinión no tiene razón de ser. Es una creencia más, es un sentimiento irracional y que no sigue ninguna lógica. Alegrarse por que has logrado lo que buscabas desde hace tiempo sí tiene razón de ser, y muestra la fe que tienes en ti mismo. Yo no le veo sentido a la alegría por que sea Navidad, Semana Santa, o cualquier festividad que nos viene impuesta desde que nacemos, y en esto quizás algunos me llaméis falso, porque participo en ellas y contribuyo a su perpetuidad. Quizás es porque me dejo llevar más de lo que desearía, y nunca he sido mucho de rebelarme. Qué raro se haría en la familia que alguien dijera: pues yo ni quiero ni hago regalos, ni nada. ¿Cómo me mirarían los pequeños, que aún tienen sus creencias respecto a los Reyes Magos y Papá Noel?

Muchas veces nos dejamos llevar y anteponemos el bien y la alegría de los que nos rodean a nuestra voluntad, pero las creencias están ahí, debajo de la piel. Por supuesto hablo de las creencias de verdad, las que tienen una racionalidad acompañada. Las creencias religiosas o fanáticas no son racionales y pueden sacar lo peor (aunque a veces también lo mejor) de nosotros. Hablo de guerras por la religión y de peleas por una victoria/derrota en un deporte, de caras largas cuando gana el partido político en el que no crees ni has votado o cuando tu grupo favorito saca un disco pésimo y lamentable. No es cosa tuya, no debería influir en tu día a día y llevarte a discusiones sin sentido, pues cada uno tiene su creencia y la defenderá, como es lógico (o no).

Pero lo que sí que es jodido de verdad, y algo en lo que no espero encontrarme nunca, es en la pérdida de fe en uno mismo. Nunca hay que darse por vencido ni tirar la toalla. Si crees en ti, y crees en algo que tú puedes hacer, has de darlo todo con tal de conseguirlo. Nadie lo hará por ti, hay que currárselo día a día y demostrar de qué pasta estás hecho. Y que si pierde el Barça, es culpa suya, así que se lamenten ellos, que tú ya tienes bastante con tu camino por andar.

Anuncios

Un comentario en “La fe (en uno mismo) mueve montañas

  1. Estoy totalment de acuerdo con lo que dices. Aunque hay que tener en cuenta que en el tema de los partidos políticos, si no sale el tuyo, puede que lo que haga el otro te perjudique, así que son más normales las caras largas.
    Cuídate 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s