Zombvirología

Desde hace unas décadas, el mundo audiovisual ha sentido un especial interés en la recreación de escenarios postapocalípticos, causados por cambios climatológicos, geológicos, físicos y químicos, y hasta biológicos. En este último apartado entran los apocalipsis zombies, tan famosos entre muchos y tan desconocidos por otros. Y en esto he de reconocer que soy un verdadero principiante, pero he querido analizar el posible apocalipsis zombie desde el punto de vista de alguien que sabe de virus y de enfermedades infecciosas, pero que tiene poca idea de zombies.

Imagen

La posibilidad de un virus que produzca efectos en el organismo humanos tales que nuestro comportamiento sea parecido al de los zombies que vemos en cómics, series o películas es algo racionalmente remota. Para empezar, no tiene ningún objetivo económico ni beneficioso para la humanidad, simplemente es el caos por sí mismo, sin razón de ser. Segundo, porque las medidas de control y seguridad establecidas por los gobiernos y entidades de regulación de la investigación en agentes infecciosos de alta patogenicidad están muy reguladas. Los organismos públicos y privados de investigación deben publicar todos sus hallazgos para contribuir a la labor científica global en revistas científicas, y ciertas investigaciones se observan con lupa por comités bioéticos y siguiendo unas normativas cuanto menos estrictas.

Hasta donde he podido informarme, la fisiología de un zombie seguiría unas características tales como:

  • Ausencia de sistema circulatorio y respiratorio: órganos como el corazón y los pulmones dejarían de ser funcionales, no necesarios para el objetivo primordial de un zombie. Eso les daría también la habilidad de poder permanecer bajo el agua sin ahogarse.
  • Alteración del sistema locomotor, probablemente por fallos en su sistema nervioso que afecte a las conexiones nerviosas que terminen en sus músculos, que siguen una deterioración progresiva por la ausencia de sistema circulatorio y respiratorio.
  • Alteración del sistema nervioso a niveles de pérdida del sentido del tacto y los receptores de dolor, pero conservación del olor y/o vista. La pérdida de conexiones sinápticas también podrían causar daños psicológicos irreversibles que suscitaran violencia, falta de cordura e irracionalidad en los individuos afectados.
  • Desarrollo de un metabolismo alternativo, consistente probablemente en una fermentación debido a la ausencia de mitocondrias para la respiración oxidativa celular. El metabolismo debería ser proporcionado por el mismo cuerpo, ya que los virus no pueden proporcionar un metabolismo. La fuente de energía de este metabolismo podría ser la digestión fermentativa del tejido conjuntivo y muscular de los órganos propios que han quedado inutilizados y también la carne humana ajena. La fermentación explicaría el olor putrefacto con el que la literatura describe a los zombies.

Imagen

Pero lejos de fijarme en el comportamiento de un zombie, me he querido fijar más en la parte epidemiológica y en lo referente a la infección viral que se supone que padecen, aprovechando que llevo ya dos entradas sobre virus (su química estructural y el virus ébola). En algunas referencias se habla de origen viral, en otras se habla de priones (como los causantes de las encefalopatías espongiformes). Sea lo que sea, se descartan bacterias y se toma como referencia los ya mencionados. Pero… ¿cómo debería ser un virus zombie?

  • Transmitido como el virus de la rabia (Lyssavirus, familia Rhabdoviridae): son Imagenvirus RNA de cadena sencilla y polaridad negativa, envueltos y con glicoproteínas en su envoltura. Son de los virus con más multiplicidad de huéspedes, aunque básicamente su reservorio son animales salvajes, y su transmisión es por mordedura. Su infección es lenta, con lo cual una vacuna post-exposición puede funcionar, y el virus se dirige al sistema nervioso, causando alucinaciones, parálisis, incluso el coma y la muerte. Es un buen candidato a ser virus zombie por su método de transmisión y su lenta y progresiva patogénesis. 
  • Contagioso como el virus de la gripe (Influenzavirus, familia Orthomyxoviridae):Imagen
    son virus RNA de
     cadena sencilla, polaridad negativa y fragmentados en 8 segmentos que pueden reorganizarse, pudiendo así ocasionar nuevas cepas. En dos de estos segmentos se encuentran los genes que codifican las proteínas hemaglutinina (HA) y neuraminidasa (NA), que dan nombre a las distintas cepas (p.e. H1N1, H3N2, H7N9…) y son las glicoproteínas clave para la infección celular. Transmitido por inhalación, es altamente contagioso, endémico y pandémico, otro buen candidato a ser virus zombie.
  • Contagioso como el virus del sarampión (Morbillivirus, familia Paramyxoviridae): Imagenvirus RNA de cadena sencilla y polaridad negativa, son altamente contagiosos e incluidos en la vacuna triple vírica que nos administraron de pequeños, con lo cual supondría un virus no demasiado buen candidato a ser virus zombie, excepto para aquellos que ni lo pasaron ni se vacunaron. Tiene también una pequeña probabilidad de afectar al sistema nervioso mediante encefalitis o panencefalitis esclerótica subaguda (en casos raros).
  • Persistente como los virus herpes (familia Herpesviridae): Imagenvirus como el varicela-zoster o los herpes simplex tipo 1 y tipo 2 (alphaherpesvirus), que son virus DNA de doble cadena capaces de transmitirse mediante fluidos corporales (saliva, secreciones vaginales, esperma…) y de diseminarse por el organismo hasta establecer latencia en el sistema nervioso periférico y central, pudiendo reactivarse y volver a causar una infección recurrente. Por su latencia en el SN lo considero un muy buen candidato a virus zombie, y también porque el ser humano es su huésped natural, aunque también es cierto que al haber pasado más del 90% de nosotros una infección herpética también puede ser que nuestro sistema inmune reaccione bien frente al posible virus zombie.
  • Mortales como la viruela o el ébola (familias Poxviridae y Filoviridae, respectivamente): el primero fue el virus más letal en su momento, causando grandes pandemias hasta que empezó a erradicarse a principios del siglo XIX, la necrosis que ejercía en tejidos de órganos como el bazo o el hígado y su alto nivel de contagio convirtieron la viruela en una máquina de matar, gracias a la cual ahora salvamos muchas vidas por su aplicación en la elaboración de vacunas, y son virus DNA de doble cadena, envueltos y de gran tamaño, como los herpes. Los filovirus como el ébola son virus RNA de cadena sencilla y polaridad negativa, como ya describí en esta entrada. ¿Podrían ser candidatos a virus zombie? Con la necrosis que causan bien podrían usar los tejidos dañados para conseguir energía, pero dudo mucho que fueran bien efectivos. Además, ambos son bastante incontrolables. Si tenemos en cuenta que aún hay mucha gente vacunada de la viruela, quizás no sería muy efectivo como virus zombie en la población total.

ImagenImagen

  • Sin material genético, como los priones: Esto da para una entrada sola, pero digamos que los priones son variantes conformacionales de proteínas propias del huésped. Causantes de encefalopatías espongiformes bovinas (vacas locas) y de la enfermedad de Creutzfeld-Jakob en humanos, son agentes infecciosos con un alto poder pandémico, pero son fácilmente previsibles si tenemos en cuenta que podemos prevenir su contagio evitando el consumo de animales (o carne humana) que contenga la proteína en su conformación patogénica.

Con todo esto ya veis que no es fácil pensar en un solo virus para ser el perfecto candidato a virus zombie. Yo, y supongo que muchos de vosotros también, sugeriría una combinación de varios elementos de origen viral. Aquí hay que tener cuidado, que esto no es como jugar a Meccano o al Lego. Para nada metería en una misma cápside material genético distinto, con lo cual yo apostaría por:

  • Material genético de DNA (herpes o viruela) de tipo integrativo (herpes), o bien de tipo RNA con capacidad de integrarse al retrotranscribirse de RNA a DNA (VIH). Para esto último habría de llevar en la cápside una transcriptasa inversa (RT) y una integrasa (IN) como las que tiene el VIH.

Imagen

  • Que su genoma codificara proteínas como la hemaglutinina o la neuraminidasa y que estos genes pudieran mutar con facilidad. Para ello habría que hacer variantes del virus con distintos tipos de HA y NA y liberarlos para que fueran causando epidemias estacionales, como el virus de la gripe.
  • Que contara con proteínas de membrana (envoltura) que fueran ligandos de receptores situados en las membranas de células del sistema nervioso, para dirigirse allí en cuanto empiece la infección. Asimismo, que contara con genes que codificaran proteínas de latencia, y que pudieran controlar a su voluntad el ciclo celular, evitando la apoptosis (muerte celular programada) y la proliferación celular, manteniendo estable la división.

En todo caso, este tema es impresionante y apasionantemente extenso como para abordarlo en tan poco espacio, y yo diría que requeriría una asignatura entera (rollo Diseño de virus zombie), además hay que tener en cuenta que sobre la teoría todo es precioso y muy fácil, pero en la práctica habría que contar con laboratorios de alto nivel de seguridad, personal altamente cualificado, medidas bioéticas exageradas y un papeleo impresionante que, debido a que esto es económicamente absurdo, nos llevaría milenios en llevar a cabo, dentro del marco de la legalidad, obviamente. Si simplemente queréis fantasear con ello, tenéis el videojuego Plague, Inc. Apto para móviles y que os dará muchas horas de diversión (¡y está en versión zombie!)

Imagen

Y como siempre, aquí empieza el debate. Yo no sé demasiado de zombies, y de virus claro está que aun me queda muchísimo por aprender. Pero me gustaría saber qué opináis y qué podríais aportar. Quiero ideas, por muy descabelladas que parezcan, que se os ocurran, virus que podrían ser candidatos, correcciones y apuntes que queráis hacer… ¡abierto está el debate!

Este post participa en la Edición XXXIV (Edición del Sé) del Carnaval de Química,

cuyo anfitrión es Jesús Garón Ruíz (@JesusGarozRuiz) en su blog moles de quimica

Imagen

Anuncios

7 comentarios en “Zombvirología

  1. Pingback: Contribuciones a la #EdiciónSé del Carnaval de Química | moles de química

    • Gracias por el comentario! Acabo de leerme los enlaces que me has colgado y está muy bien ver que se puede enfocar el tema zombie desde muchos puntos distintos. Como tengo poca idea de neurología, tampoco me lo había planteado desde ese punto de vista. Aunque el de BiotecMur me ha dejado KO, no recuerdo NADA de diferenciales, así que es un enfoque algo abstracto para mí, que no tengo ni idea.

  2. Si para convertirse en zombies se necesita un virus, yo optaría por la transmisión aérea, como si fuera la gripe. Pero yo lo consideraría un virus natural o mutado en estado silvestre, es decir, no sería creado por el hombre: como dices no tiene ningún significado económico ni beneficioso para el ser humano.
    Aun así, no se tendría que descartar la infección por hongos (hay una especie de hongo que convierte a las hormigas en zombie, Ophiocordyceps unilateralis) o por bacteria (una especie modifica el “comportamiento” reproductor de una planta, haciéndola estéril para atraer a un insecto que hace de vector suyo, así que también sería una especie de zombificación), como método para crear zombies humanos.
    Un saludo 🙂

    • Pues un virus natural sería dificil que llegara a ser virus zombie. Como mucho el virus de la rabia, una vez mutado, pero en casos extremos puede inducir el coma y la muerte, así que es complicado. Y para que la gripe cause efectos neuronales también debería cruzarse con algún otro virus de características similares, cosa que en la naturaleza lo veo bastante dificil. Pero para eso estamos aquí, para especular y fantasear al respecto, ya que esto no va a ser posible porque no es práctico.
      En cuanto a bacterias y hongos, los he dejado al margen porque sino tendría que alargar la entrada varios miles de palabras más. Realmente, en humanos, ni las unas ni los otros son potencialmente epidémicos y no sé de ninguno que en humanos cause efectos similares a los zombies, aunque para ello tendría que investigar un poco más, ya que desconocía lo que me cuentas de la hormiga y las plantas. Quizás haya alguno similar pero en humanos, cosa que no sé.
      Y hay miles de posibilidades más que se nos escapan…

  3. Pingback: Segunda parte del partido #EdiciónSé. Resultado final. | moles de química

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s