Una picadura endémica: el virus Chikungunya

viñeta CHIKV

No todos los virus son como el Ébola

Tras la crisis del Ébola, parece ser que España en general, y algunos políticos en particular, ha necesitado ser víctima de su azote para darse cuenta de la importancia de tener un buen sistema sanitario. Y mucho más allá del sistema sanitario de un país desarrollado, es mucho más importante una cooperación internacional que permita a los países en vías de desarrollo tener las mismas oportunidades que el resto de países de protegerse ante enfermedades infecciosas, algunas más extendidas que el mismo Ébola.

El Ébola, según conté aquí, se transmite vía contacto con fluidos corporales, por lo que su contagio puede controlarse. Ahora bien, cuando la transmisión de un virus cuenta con la ayuda de otro organismo (al que llamamos vector), como por ejemplo un mosquito, ¿cómo se controla su expansión? Hoy os voy a contar la historia de un virus que lleva más tiempo en circulación que el Ébola, un virus que a día de hoy infecta a muchísimas personas, y del cual se habla poco (o nada) en las noticias.

El virus Chikungunya

El virus Chikungunya (CHIKV) es un virus transmitido por mosquitos (arbovirus = arthropode-borne virus) que, por sus características se incluye en la familia de los Togaviridae. Es un virus con una estructura esférica de unos 60-70 nanómetros de diámetro. Dentro de su cápside vírica se encuentra el genoma de tipo ARN de cadena sencilla y polaridad positiva, mientras que por fuera está cubierto por una envoltura lipídica (para más información sobre estructura de los virus clicad aquí).

Togaviridae_virion

Tras su hallazgo en Tanzania en 1952, el CHIKV ha causado varios brotes en distintas zonas tropicales y subtropicales, como por ejemplo algunas islas del Océano Índico o en el sudeste asiático, llegando a infectar cientos de miles de personas. En los últimos meses, se ha extendido el virus por América Latina debido al desplazamiento de los mosquitos del género Aedes por distintos países del continente y, aunque su mortalidad no es elevada, los dolores y fiebres que causan pueden ser muy duros, pudiendo cronificar en raras ocasiones. El origen etimológico de la palabra Chikungunya reside en sus síntomas, pues significa “enfermedad del hombre retorcido” (origen makonde). Aunque hay tratamiento para aliviar los síntomas, aún no cuenta con una vacuna eficaz. Esto se agrava, además, si tenemos en cuenta que los brotes de virus Chikungunya pueden durar mucho tiempo debido a la persistencia del mosquito vector en la zona afectada y que también se han dado casos de transmisión vertical del virus, es decir, transmisión de madres a hijos.

america latina 1 agosto

mosquitos europa

Patogénesis y diagnóstico

chikangunya_0El virus Chikungunya, tras infectar las células que hay bajo la piel, como por ejemplo, las células endoteliales, los macrófagos o los fibroblastos, se disemina por la sangre hasta llegar a diversos órganos (hígado, músculo, articulaciones y cerebro), pudiendo causar daños hepáticos, pero sobretodo dolores musculares intensos y artritis. Al igual que pasa con otras infecciones virales, hay un periodo de incubación del virus, que en este caso dura 2-4 días, hasta que empieza a subir la fiebre de forma drástica (por encima de los 38,9ºC) y acompañada de dolor de cabeza, de espalda, mialgia y artralgia intensa en las articulaciones. Según las defensas de la persona infectada, pueden haber otros síntomas como un sarpullido o manifestaciones oculares como retinitis. Estos síntomas se resuelven a los 7-10 días generalmente, aunque en raras ocasiones pueden aparecer complicaciones (hepatitis, patologías neurológicas autoinmunes, fallos cardíacos y muerte), y la artralgia puede durar semanas, meses o años, siendo este uno de los síntomas clínicos que diferencian la enfermedad por CHIKV con la causada por el virus dengue.

A partir de un análisis de sangre en busca de los anticuerpos desarrollados contra el virus puede establecerse su diagnóstico. Se buscan sobre todo los anticuerpos tipo IgM e IgG específicos contra el Chikungunya, así como también genomas del virus mediante pruebas como la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) que, al ser este virus tipo ARN, necesita primero que su ARN sea retrotranscrito a ADN de forma artificial (puesto que no es un retrovirus y no lo hace de forma natural), por lo cual la técnica usada se conoce como RT-PCR. Este proceso sirve también para diferenciar al virus Chikungunya del virus dengue, transmitido por los mismos mosquitos y con síntomas parecidos. El CHIKV puede también aislarse en cultivo celular para proceder al diagnóstico, aunque debe hacerse en laboratorios de nivel 3 de bioseguridad. Para su estudio se usan tipos celulares las células Vero (de mamífero) y las células C6/36 (de insecto). El virus no cuenta con una vacuna eficaz, pero ya hay estudios en marcha en vacunas basadas en ADN.

El mosquito Aedes

Aedes albopictusLos mosquitos del género Aedes son frecuentes en todo el mundo, pero especialmente en zonas tropicales y subtropicales, donde el clima se mantiene estable todo el año. Son transmisores de enfermedades virales, aunque no todas las especies transmiten los mismos virus. En el caso del virus Chikungunya, las especies Aedes aegypti y Aedes albopictus son las transmisoras del patógeno. Son reconocibles por sus marcas blancas y negras en su abdomen y piernas, por eso se les llama “mosquito tigre” y, al contrario que otros mosquitos, se caracterizan por ser activos durante el día. De todas las especies del género Aedes nos centraremos en las dos transmisoras del virus:

  • Aedes aegypti: se encuentra en zonas tropicales y subtropicales de América, África y Asia, así como en islas del Índico. Está adaptado a zonas urbanas y domésticas y tiene su hábitat en zonas acuáticas en las que pone sus huevos. Además, los pueden poner en neumáticos húmedos que luego serán transportados a otras zonas. Esto dificulta en cierto modo su control.
  • Aedes albopictus: el mosquito tigre por excelencia es una amenaza para la salud pública en Europa, ya que se considera una de las 100 especies más invasivas en el mundo, habiéndose visto ya en 20 países europeos (incluyendo España). Su importación desde el sudeste asiático se debe al transporte de bambú, en el cual los mosquitos hembra depositan los huevos. Su peligrosidad reside en su alta capacidad de adaptación a otros climas y su resistencia a insecticidas, así como la resistencia de sus huevos al frío y a la dificultad de controlar su población. No fue hasta principios del siglo XXI que una mutación en la envoltura del virus Chikungunya (mutación E1-A226V) permitió su adaptación a la especie Aedes albopictus.

Ambas especies han demostrado ser capaces de adaptarse a climas más temperados, pudiendo llegar a Europa o a Estados Unidos en los últimos años. Causando alarma entre el CDC y el ECDC, los organismos encargados del control y la prevención de enfermedades en EEUU y Europa, respectivamente, y que ahora son más conocidos entre la población por suerte o por desgracia, tras la llegada del virus Ébola.

¿Cómo prevenir la enfermedad?

El control sobre las poblaciones de mosquitos y la evasión de su picadura son, por ahora, los métodos más eficaces para prevenir la enfermedad. Puesto que la transmisión persona-persona sólo se da en el caso de madres embarazadas infectadas, pues puede llegar al feto vía sanguínea, lo más eficaz es protegerse del mosquito en zonas endémicas. Prevenciones como taparse bien al salir a la calle (sobre todo a primera hora del día y al anochecer, que es cuando los mosquitos son más activos), o evitar zonas de agua encharcada y, de tener agua encharcada en casa, taparla.

Conclusión

El virus Chikungunya se transmite vía mosquitos del género Aedes, cuya adaptación a climas tropicales, subtropicales y, más recientemente, temperados, hace que la expansión del virus se esté dando por zonas antes libres, como Latinoamérica y Europa. La enfermedad casi siempre es sintomática y muy rara vez mortal, pero algunos síntomas pueden cronificar y el dolor suele ser intenso en músculos y articulaciones. Su diagnóstico es rápido y diferencial del virus del dengue, también transmitido vía mosquitos del género Aedes. Sólo hay tratamiento de los síntomas y por el momento no hay vacuna eficaz. La única prevención posible es evitar la picadura del mosquito, cubriendo zonas del cuerpo susceptibles en el exterior y evitando zonas de agua encharcada.

expansión

Referencias artículos

  • Tsetsarkin KA, et al. Chikungunya Virus: Evolution and Genetic Determinants of Emergence (2011). Current Opinion Virology; 1(4); 310-317.
  • Simon F, et al. Chikungunya Virus Infection (2011). Curr Infect Dis Rep; 13;218-228.
  • Medlock JM, et al. A Review of the Invasive Mosquitoes in Europe: Ecology, Public Health Risks, and Control Options (2012). Vector Borne and Zoonotic Diseases; 12(6); 435-447.
  • Dupuis-Maguiraga L, et al. Chikungunya Disease: Infection-Associated Markers from the Acute to the Chronic Phase of Arbovirus-Induced Arthralgia (2012). PLoS Neglected Tropical Diseases; 6(3): e1446.
  • Weaver SC, et al. Chikungunya virus and prospects for a vaccine (2012). Expert Review Vaccines: 11(9); 1087-1101.
  • Caglioti C, et al. Chikungunya virus infection: an overview (2013). New Microbiologica, 36, 211-227.
  • Horcada ML, et al. Fiebre chikungunya. Manifestaciones reumáticas de una infección emergente en Europa (2014). Reumatología Clínica.
  • Staples JE, Fischer M Chikungunya Virus in the Americas — What a Vectorborne Pathogen Can Do (2014). The New England Journal of Medicine; 371;10.

Referencias web

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s