De vuelta al origen

1214564247452_fSi me dijeran hace un año lo que pasaría este mes de junio, tomaría por loco a quien me lo dijera. Hace un año aún pensaba que mi futuro estaría entre placas de cultivo y tubos de ensayo, aún creía que la única salida que tenía era hacer el doctorado e investigar, recorrerme el mundo entero pisando laboratorios de todo tipo y conociendo a miles de personas relacionadas con la virología a lo largo y ancho de este mundo.

Pero no era así. En todo lo que pensamos siempre hay más de un factor que influye en nuestras decisiones y que no podemos controlar. Un resquicio de luz entre las sombras que aparecen cuando se apagan todas las luces. Una brisa de aire fresco que te recuerda que aún eres joven, y que los caminos que puedes recorrer los dibujas tú. En mi caso, como en muchos otros, estaba equivocado, ya que lo que para algunos puede parecer ‘la salida fácil’, para mí ha sido la más dificultosa. Muchas personas tienen la idea equivocada que el que no sirve para lo que ha estudiado, mejor que se dedique a ser profe y a enseñar, y nada más lejos de la realidad: para poder impulsar el aprendizaje ajeno, hay que dominar lo que uno sabe; para poder formar a buenas personas, primero hay que serlo uno mismo; y para poder controlar todo esto, hay que tenerlo muy claro.

Yo siempre he sido un empollón. Me ha gustado siempre saber y saber más. Quizás por eso mi motivación y mis notas durante la carrera descendieron, ya que en la carrera no se trata de saber, sino de memorizar. Y esto lo sé gracias a este último curso, gracias al Máster de Profesorado de la Pompeu Fabra. Este último curso ha sido el más duro al que me he enfrentado durante los años universitarios. Tal vez porque me lo he tomado más en serio que los demás. El Máster de Virología de la Complutense no era en absoluto difícil, y de lo que me enseñaron, poco he retenido, y de los años del Grado en Biotecnología, retengo gracias al interés que me suscitaban algunas de las asignaturas, otras las tengo completamente olvidadas.

Así que me metí a profe y aquí estoy. Durante las prácticas que realicé en el máster ya vi que esto era lo mío. Disfrutaba más que en cualquiera de las otras prácticas de laboratorio. Trabajaba con personas y cada día era distinto al anterior, imprevisible, con sus días buenos y sus días no tan buenos, pero con más satisfacciones que decepciones, sin margen ni tiempo para aburrirme, sin depender de unos resultados tangibles y científicamente evaluables. Y ya para colmo, al acabar el máster he pasado dos semanas en mi primer trabajo como profesor (sustituto, evidentemente) en el Joan Pelegrí, el instituto en el cual me formé entre 2001 y 2007, y en el que he vuelto para verlo todo desde el otro lado del espejo, codo a codo con antiguos profesores míos (y otros nuevos), y teniendo ante mí a jóvenes que se encuentran perdidísimos en tierra de nadie, como la mayoría de los quinceañeros en las últimas semanas del curso. A pesar de lo vivido, tengo esa época tan reciente que me resulta facilísimo ponerme en el lugar de los alumnos en la mayoría de situaciones que se han dado durante estas semanas. Si echo la vista atrás, recuerdo mi clase de 3º de la ESO como la peor de las seis líneas. Recuerdo cómo éramos el epicentro de los problemas y cómo la coordinadora siempre estaba echándonos bronca.

Casualidades de la vida, estas dos semanas yo he sido su sustituto, y con mucho gusto, ya que he podido volver a vivir la sensación de estar en el que, para mí, siempre será el mejor cole del mundo. Y he podido sentir que lo que he pasado los últimos años por fin tiene un sentido. Y que tenía que irme a Helsinki, y que tenía que irme a Madrid, y que tenía que pasarme un año entero buscando becas de doctorado por toda Europa, para acabar, aunque por poco tiempo, en mi barrio, en mi instituto, y en el origen. He ido de adentro hacia afuera para verlo todo en perspectiva, y finalmente he vuelto a entrar. Ahora sólo queda ir hacia adelante. Y seguir.

Yo en 1º Bachilerato

Y aquí me tenéis, en una aula del Pele, en 1º Bachillerato (2006)

Anuncios

2 comentarios en “De vuelta al origen

  1. Hola, llegué aquí por casualidad y me ha encantado leerte. Yo acabo de obtener el grado en biología y ahora voy buscando maestría. Me parece genial que hayas encontrado un camino que te haga sentir realizado y que a la par apoyes a la sociedad porque a mi punto de vista ese es el objetivo de cualquier profesional, hacer de este un mundo mejor. Saludos desde Perú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s